El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, consideró hoy que “el diálogo es imprescindible para salir de la grieta”, en el marco del XXI Encuentro Anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).

La jornada tradicional, con la consigna “Hacia una Argentina Integrada y Plural”, se desarrolla en el Hotel Sheraton, del barrio porteño de Retiro, con la presencia de políticos, funcionarios y empresarios.

“De alguna manera nosotros vivimos en una sociedad adicta. El que no está adicto a la droga lo es al alcohol, a la imagen o a la velocidad”, advirtió el prelado.

“La palabra adicto tiene que ver con lo que no se dice. El adicto, como todo herido, se cura por la palabra, a través de un espacio de escucha. Lo redescubrió la psicología moderna. Nos curamos cuando podemos exteriorizar las cosas”, agregó.

El presidente del Episcopado recordó que “el papa (Francisco) habla de una actitud detrás de la palabra. El diálogo no es solo entre pensamientos, es un dialogo entre personas”.

“En la Argentina nunca hubo un partido católico y eso es bueno. Eso impide que la Iglesia sea identificada con un partido en particular, porque tenemos que atender a todos los partidos”, expresó.

Monseñor Ojea estimó que el país “está atravesado por viejas heridas históricas y particularmente en los últimos años”, pero destacó “que, a pesar de ello, ha ido creciendo un diálogo en la Iglesia, un diálogo que superó la grieta, el diálogo ecuménico. El pueblo es muy sensible al diálogo interreligioso”.

“El diálogo es imprescindible para salir de la grieta”, concluyó.

La inauguración estuvo a cargo de Santiago del Sel, presidente del encuentro anual de ACDE, en el que participaron el exministro de Economía Roberto Lavagna, el exministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay y el historiador económico Pablo Gerchunoff.

También expondrán el presidente provisional del Senado Federico Pinedo, el senador nacional Miguel Ángel Pichetto, el diputado nacional Eduardo Amadeo, el exdiputado provincial y dirigente del Movimiento Evita Fernando Navarro, y el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara.

Deja un comentario