La tensión en la alianza entre la UCR y el PRO continúa en aumento. Al anuncio de Emilio Monzó, actual titular de la Cámara de Diputados, de no querer continuar en dicho cargo por diferencias con Marcos Peña y por sentirse excluido de las decisiones del Gobierno, se suman ahora los dichos del vicepresidente del partido radical, Federico Storani.

El dirigente expresó que “si hay cuestiones que rozan nuestros principios es imposible mantener un camino conjunto con el PRO”.

Confirmó también las diferencias entre su partido y el PRO respecto de las decisiones en materia económica, puntualmente sobre los intereses en las cuotas del cobro de los servicios dijo que: “Estoy en desacuerdo con que las prórrogas del cobro tengan interés, el golpe va a ser más grande”, exclamando que “hay que ponerle un freno a los aumentos”.

En esta misma línea expresó que “debería haber sido de manera más gradual porque el golpe para los más vulnerables es muy grande”.

Por otra parte cuestionó la alianza y el lugar que ocupa la UCR en la misma afirmando que “el Gobierno toma de manera muy centralizada las decisiones y no consulta con el radicalismo”.

“No formamos parte de la coalición de gobierno”, considerando que “el Gobierno no escucha a sus aliados y no hay ámbitos de debate” y que “muchos militantes del radicalismo están descontentos con los manejos políticos del Gobierno”.

Refiriéndose al malestar de los gobernadores radicales, confirmó que “Cornejo ya se lo manifestó al presidente”.

Haciendo eje nuevamente en la economía, en este caso a la fuerte suba del dólar, analizó que “hay una situación de desconfianza porque no se pone en marcha la economía real” y que para algunos sectores la situación es por demás difícil: “Hay un coctel complicado para las pequeñas y medianas industrias porque la cuestión impositiva sigue complicando sumado a la suba de las tarifas de una rentabilidad muy baja”.

Ante los comentarios de una posible reforma laboral planeada por el PRO, acotó: “Si la reforma laboral es una flexibilización laboral que implique una precarización de los niveles de trabajo vamos a estar en contra” y aclaró también que “la UCR se va a plantar ante una reforma laboral” y que, en ese sentido, “va a haber un duro debate en el parlamento sobre la reforma laboral”.