En un evento realizado en la Embajada Argentina en China, la firma Bioceres presentó los desarrollos biotecnológicos en los que se encuentra trabajando junto a su socia china DBN, bajo el título “Introducing an Ennvironmenal Resilient Agriculture”.

Ante un público conformado por empresario chinos del sector de biotecnología, el CEO de Bioceres, Dr. Federico Trucco, destacó que su firma ha patentado la primer tecnología disponible en el mundo para una semilla de soja resistente a la sequía (HB4), cuyo uso ya ha sido aprobado en la Argentina, y se encuentra bajo consideración de las autoridades chinas.

Es esta una tecnología, señaló Trucco, que en las pruebas realizadas a lo largo de cinco años ha demostrado mejoras consistentes de la productividad en áreas de bajo rendimiento, sin presentar penalidades de rendimiento en las áreas de mayor productividad”.

Según indicó, de expandirse su uso en las 50 millones de hectáreas en producción sojera de Argentina y Brasil, se generarían 60 USD adicionales por hectárea por año en al menos 21.5 millones de aquellas, dando un aumento promedio de la producción en dólares de al menos 1.300 millones.

La firma china DBN, por su parte, representada en el evento por su Jefe de Biotecnología, Dr. Shiping Zhang, se especializa en tecnologías de protección de cultivos y es la primera empresa china en lograr la aprobación de un evento de soja fuera de la República Popular.

La alianza entre Bioceres y DBN busca combinar en un único evento de soja la expertise de cada firma, logrando una semilla que, por su adaptabilidad y resistencia consolidará a Latinoamérica como un productor confiable de alimentos.

La biogenética está llamada a ser uno de los aspectos claves de la asociación estratégica integral entre la Argentina y China, asociación que, entre una multitud de variables, tiene a la seguridad alimentaria como uno de los pilares fundamentales, tal como lo demuestran los diversos acuerdos logrados en la materia en los últimos dos meses”, destacó el Embajador Diego Guelar al inaugurar el encuentro.

Deja un comentario