El Ministerio de Salud de la Nación está distribuyendo en todo el país las vacunas contra el meningococo, que se incorpora este año al Calendario Nacional, y contra el virus del papiloma humano (VPH), cuya aplicación en 2017 se amplía a los varones de 11 años nacidos a partir del año 2006.

Para este primer envío se adquirieron 1.500.000 dosis de cada vacuna, con una inversión de U$S 32.058.225 para la vacuna contra el meningococo y de $ 436.861.425 para la vacuna contra el VPH.

Como todas las vacunas incluidas en el Calendario Nacional, las nuevas incorporaciones no requieren orden médica, son gratuitas y obligatorias y están disponibles en los hospitales públicos y centros de salud del país.

La vacuna contra el meningococo está indicada para los bebés que cumplan los tres meses a partir de enero de 2017 con un esquema tres dosis a los 3, 5 y 15 meses. Mientras que las niñas y los niños que cumplan 11 años a partir de enero de 2017 deben aplicarse una única dosis.

El meningococo es una bacteria que provoca enfermedades graves como la meningitis (inflamación de la membrana que cubre el cerebro) y sepsis (infección generalizada), con consecuencias fatales o secuelas neurológicas irreversibles como pérdida de audición y discapacidad neurológica. Los niños menores de 1 año constituyen el grupo más vulnerable.

Estrategia contra el VPH

La vacuna contra el VPH se incorporó en el año 2011 para todas las niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000 y ahora en 2017 se amplía todos los varones de 11 años nacidos a partir del año 2006. El esquema consiste en dos dosis separadas por un intervalo mínimo de 6 meses.

El objetivo de la inclusión de los varones es avanzar en la disminución de la mortalidad de las mujeres por cáncer de cuello de útero (efecto indirecto) y prevenir en los hombres otros tipos de afecciones y cánceres asociados a este virus (efecto directo).

Además, la vacunación en varones contribuiría con la equidad de género, al ser tanto hombres como mujeres responsables de la transmisión del VPH por lo que ambos deberían asumir la carga de reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas así como tener el mismo acceso a los beneficios directos de la vacunación.

También, se recuerda que las niñas nacidas a partir del año 2000 deben iniciar y/o completar sus esquemas de vacunación contra el VPH.

El VPH es una familia de virus que alcanza tanto a varones como a mujeres. Existen alrededor de 100 tipos, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en 2 grandes grupos. Por un lado, los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado y por otro, los “de alto riesgo oncogénico” que pueden evolucionar a lesiones precancerosas y a cáncer.

El cáncer más frecuente es el de cuello de útero que en Argentina causa la muerte de 1800 mujeres cada año. Otros tipos de cáncer causados por VPH que están en aumento son los de ano, pene, vagina, vulva y orofaríngeos.

El VPH es muy común y se transmite fácilmente por contacto sexual. Se estima que 4 de cada 5 personas van a contraer uno o varios de los tipos de VPH en algún momento de sus vidas.

La vacuna contra el VPH provee protección contra los tipos de VPH de alto riesgo oncogénicos 16 y 18, responsables del 77 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino.

Las incorporaciones

En 2017 se suman tres nuevas estrategias de vacunación al Calendario Nacional. Por un lado, se incorporan las dos vacunas mencionadas que son fundamentales para la prevención de enfermedades graves como meningitis y cáncer.

A su vez, y en conjunto con la vacunación antigripal, desde 2017 se realizará la vacunación contra neumococo para personas con factores de riesgo y mayores de 65 años.

Compartir

Deja tu Comenatario

Please enter your comment!
Please enter your name here