Esta semana el Indec dio a conocer las cifras de la inflación. Por tercer mes consecutivo el aumento de los precios al consumidor del 2,4% se mantuvo por arriba del sendero medio de 1,3% acumulativo mensual necesario para que el Banco Central de la República Argentina pueda cumplir con la banda techo de 17% que se fijó entre puntas (diciembre 2017 respecto de diciembre 2016) en el programa monetario.
La inflación acumulada, sumada a la caída del 6 % en la industria, la suba de tasas y 17 meses consecutivos en baja de la industria pyme nos llevan a sostener que el gobierno no tiene ni  plan económico ni ministro de Economía.
Mientras el gobierno continúa improvisando, la subsistencia de los argentinos ingresa en una etapa crítica porque la economía real no cierra y este escenario aleja la llegada de inversiones productivas.
El jefe de Gabinete declaró que “el camino para que baje la inflación está garantizado”, pero el optimismo del gobierno respecto de la situación económica no coincide con la realidad objetiva que vive el ciudadano de a pie que tiene que alimentarse todos los días, viajar, pagar la luz y el gas. Basta con ir al supermercado o caminar por los barrios para entender la situación límite que están viviendo millones de argentinos.
Tenemos una gran preocupación por la falta de sensibilidad del gobierno que parece no entender que las medidas económicas, lejos de frenar la inflación, están aumentándola, generando más pobreza, exclusión y malestar social.
Somos una oposición constructiva y en esa dirección, desde octubre de 2016 reclamamos de manera insistente en la necesidad de un acuerdo económico y social. Estamos convencidos que todos juntos, gobierno, empresarios, sindicatos y oposición debemos acordar metas y políticas de Estado para salir de la recesión.
No estamos para poner palos en la rueda. Nosotros miramos hacia adelante y lo hacemos pensando realmente en la gente.
Compartir

Deja tu Comenatario

Please enter your comment!
Please enter your name here